Rubén Hernández

Acompañando Organizaciones para acelerar su crecimiento en la Era Digital

Innovación, “Si todos tenemos que pensar “out of the box”, tal vez es la caja la que necesita ser arreglada”.

Entrada original aparecida previamente en Clickec.com el 19/02/18.

La innovación es clave para la supervivencia de las organizaciones en el siglo XXI, y si todos nos empeñamos en pensar fuera de la cada (“out of the box”), quizás es que la caja no valga y deba arreglarse, como decía M. Gladwell.

En el actual entorno en el que vivimos, denominado como VUCA (volatín, incierto, complejo y volátil por sus siglas en inglés), la innovación cobra especial relevancia.

Un ejemplo de lo importante que debe de ser la innovación para la futura supervivencia de las organizaciones y como debemos enfocarla, desde la alta dirección, ya lo expresó Larry Pagecofundador de Google:

“Ahora tengo una métrica muy simple que uso: ¿Estás trabajando en algo que puede cambiar el mundo? ¿Sí o no? La respuesta para el 99.99999% de las personas es “no”. Creo que debemos capacitar a las personas sobre cómo cambiar el mundo. Obviamente, las tecnologías son la manera de hacerlo. Eso es lo que hemos visto en el pasado; eso es lo que impulsó todo el cambio”

La innovación es clave. Pero la innovación no entendida como el presupuesto de I+D, sino lo que Eric Ries en su libro “The lean Startup” denomino la “contabilidad de la innovación”, el conseguir un aprendizaje validado acerca de un determinado aspecto de nuestro negocio.

En gran medida, las organizaciones actuales, sobre todo las “tradicionales”, carecen de las capacidades necesarias para prosperar en la Era digital. Y no precisamente por falta de tecnología, sino por carecer de la mentalidad de experimentar en su modelo de negocio, y por la falta de capacidad para potenciar la creatividad e imaginación de las personas integrantes dentro de la organización. Aprovechar la creatividad, el talento y las capacidades de todos los integrantes de la organización.

“La dificultad radica, no en las nuevas ideas, sino en escapar de las viejas, que se ramifican, para aquellos educados como la mayoría de nosotros lo hemos sido, en cada rincón de nuestras mentes” Keynes.

Las organizaciones tradicionales están enfocadas en metodologías que en el pasado fueron exitosas, pero que hoy son una barrera para la innovación, como es el caso de la metodología Six Sigma, impulsada por General Electric, cuyo foco era la máxima calidad de los productos. Pero hoy en día se demanda la experimentación, la entrega rápida, aprendizaje constante y testear poniendo al usuario en el centro en todo el proceso, más propio de Lean Start-up, por ejemplo.

Jeff Bezos: “Es como si construyéramos este puesto de limonada hace veinte años, y el puesto de limonada se ha vuelto muy rentable con el tiempo, pero también decidimos usar nuestras habilidades y los activos que hemos adquirido para abrir un puesto de hamburguesas , un puesto de perritos calientes, estamos invirtiendo en nuevas iniciativas “.

Eric Ries comenta que en una de sus visitas a GE, vio la taza de una empleado en la que se podía leer “El fracaso no es una opción”, propio de la mentalidad antigua y el Six Sigma. Destacando que en la mentalidad de todo emprendedor y cualidad indispensable para la innovación es el estar convencido en que sólo por medio de la experimentación se puede innovar y entregar mejores productos y servicios, y que el slogan debería ser “Comerse el fracaso para desayunar”, más propio de Lean Start-up.

La importancia del aprender de los fracasos, también la reflejó Jeff Bezos cuando dijo:

“He cometido miles de millones de dólares en fracasos en Amazon.com. Literalmente. Ninguna de estas cosas es divertida, pero tampoco importan. Lo que importa es que las empresas que no continúan experimentando o abrazan el fracaso eventualmente se encuentran en la posición de que lo único que pueden hacer es jugárselo a una apuesta al final de su existencia corporativa. No creo en las apuestas de la compañía”.

Las empresas modernas necesitan algo más que otro laboratorio de innovación, algo más que un departamento de I + D y la creación de prototipos de máxima calidad constantemente. Necesitan poder hacer apuestas consistentes y fiables en proyectos de alto riesgo y alta remuneración sin tener que apostar a toda la compañía. Y necesitan encontrar, entrenar y retener los tipos de líderes que pueden lograrlo. Necesitan analizar en profundidad su ecosistema de innovación (Estrategia, Praxis, y Gestión de la innovación) de su organización, todos los elementos que la componen y las interdependencias de la misma, y poner en marcha los mecanismos que faciliten que la innovación ayude a construir la visión de la organización.

Debemos “deconstruir” los procesos actuales de la organización a su mínima expresión, lo que Elon Musk denomina como “first principles” thinking. Son los principios básicos, la proporción o asunción fundamental que no puede deducirse por otra proposición o asunción. Que es lo opuesto a como pensamos y actuamos actualmente.

La innovación debe ayudar a la supervivencia de la organización a largo plazo, como dijo Mark Zuckerberg:

“No construimos servicios para ganar dinero; ganamos dinero para construir mejores servicios”.

En próximos post iremos construyendo en torno a cómo las organizaciones deben innovar y afrontar el entorno complejo en el que vivimos, y cómo las empresas digitales están sacando ventaja de dicha situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up