Rubén Hernández

Ayudando Organizaciones para el siglo XXI.

Búsqueda de soluciones en dominios complejos: el Marco Cynefin

El conocimiento y la innovación se han convertido en fuentes vitales de ventaja competitiva en casi todas las industrias y organizaciones, en gran medida como respuesta al entorno en el que operan…. y vivimos.

Actualmente vivimos en un mundo en constante transformación, donde parece que todo va muy rápido, y para las organizaciones tradicionales más todavía. Estando inmersas en el desarrollo de productos y servicios, son superadas por startups que los lanzan antes que ellas, y ofreciendo un valor diferencial al mercado. Nos encontramos ante situaciones o problemas complejos que, a la hora de enfrentarnos ellos, nos requiere cambiar nuestra forma de pensar y actuar. Un mundo nuevo, denominado entorno VUCA, no lineal, heterogéneo, y poco predecible.

Estos problemas complejos, son el “resultado emergente de múltiples factores o agentes, interrelacionados e interdependientes, que genera dificultades en la toma de decisiones, e incertidumbre en cuanto a estrategias a seguir”, como lo definió Marshall Clemns.

Debemos añadir, que las situaciones en las que estamos presentes los seres humanos, son de por sí complejas, y en concreto “Complejas Adaptativas”, dado que poseemos la capacidad de “auto organizarnos” y de adaptabilidad mediante el aprendizaje auto gestionado, donde las relaciones entre las “partes” son más importantes que las “partes” en sí.

Aquí es donde el Marco Cynefin de Dave Snowden, nos ayuda a situarnos en el contexto en el que vivimos y en el que operan nuestras organizaciones, situando la problemática que queremos resolver, etc., para ayudarnos a tomar las mejores decisiones. Dave hace una distinción entre cuatro (cuatro más uno) dominios o contextos distintos para la “toma de decisiones”, de tal modo que cada uno de ellos requiere una gestión o tratamiento distinto. Es un marco que permite asimilar conceptos complejos, abordar problemas y oportunidades si sabemos situarnos en el contexto correcto en función de la situación.

Dave nos habla de cuatro más un dominio, contextos, o entornos, explicados brevemente:

  • Entornos simples: aquellos donde “se sabe lo que se sabe”, que son estables, existe una clara relación causa-efecto, y las soluciones a los problemas las enclavamos como mejores prácticas.
  • Entornos Complicados: aquellos donde “se sabe lo que no se sabe”, que pueden contener muchas respuestas correctas, aunque existe una relación clara entre causa y efecto, no todos son capaces de verla, y las soluciones a los problemas las enclavamos como buenas prácticas.
  • Entornos complejos: aquellos donde “no se sabe lo que no se sabe”, las respuestas correctas no aparecen por mucho que se busquen, y sólo con la retrospectiva, podemos entender por qué ocurren las cosas.
  • Entornos caóticos: donde buscar respuestas correctas sería incongruente, la relación causa-efecto es imposible de determinar, ya que cambian constantemente y no existen patrones gestionables.
  • El quinto es el desorden: cuando no se encuentra en ninguno de los anteriores o es difícil reconocer en cual nos encontramos.

Para poder determinar las mejores soluciones que debemos alcanzar en cada momento, es clave posicionar a la organización o industria en la que nos encontremos en el entorno correcto, con la finalidad de intentar movernos hacia entornos más ordenados  predecibles del que nos encontremos, siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

Es clave posicionar a la organización o industria en la que nos encontremos en el entorno correcto Clic para tuitear

Nos encontramos ante una clase de situaciones o problemas diferentes a los convencionales, que requieran nuevos, y apropiados planteamientos y métodos. Tarea no sencilla hoy en día, dado que las escuelas de negocios instruyen a los líderes para operar en dominios ordenados (simples y complicados), pero el entorno actual en el que vivimos es complejo, por lo que se deben tomar decisiones en situaciones para las que no están capacitados. De ahí como decíamos al inicio del post, que gran parte de las organizaciones ven que todo a su alrededor se mueve muy deprisa, y que cuando encuentran una respuesta a una situación, resulta que una pequeña startup, ya ofrece una respuesta a la necesidad de sus clientes, aportando más valor, por lo que se ven inmersos en una eterna  corriente giratoria que cada vez se acelera más.

Scroll Up