Rubén Hernández

Acompañando Organizaciones para acelerar su crecimiento en la Era Digital

Visualizar el Portfolio de proyectos de innovación de la organización.

En la búsqueda de innovación en toda organización, sobre todo en el entono complejo que vivimos actualmente, es clave focalizar hacia donde se concentraran nuestros esfuerzos. Para ello, es importante poder determinar qué entiende nuestra organización por innovación, si está preparada para innovar, así como poder conocer las iniciativas actuales o si han ha existido con anterioridad, entre otros muchos factores.

En este post, nos centraremos en el portfolio o cartera de proyectos, indicando algunas posibles opciones que tenemos para ayudarnos a visualizar los proyectos existentes en nuestra organización, y así poder explotarlos y garantizar su éxito.

Conocer el porfolio de los actuales proyectos de innovación de nuestra organización, es clave para el éxito de los mismos. Clic para tuitear

Como primera herramienta para la visualización, destacamos la matriz “Ways to Grow”, ideada el equipo de IDEO. Nos permite evaluar los esfuerzos de innovación dentro de una organización, mapeando los esfuerzos de innovación a lo largo de un eje vertical que representa lo que ofrecemos al mercado, y un eje horizontal en el que representamos a los usuarios, ambos representados para nuevos o existentes.

Representando ambos ejes, obtenemos cuatro cuadrantes, en los que mapearemos para visualizar los proyectos que tenemos actualmente en la organización, y así poder conocer nuestro porfolio:

  1. Los proyectos en la parte inferior izquierda de la matriz, son aquellos que se focalizan en usuarios y oferta existentes. Es por ello que su naturaleza sea incremental, y es muy probable que gran parte del esfuerzo de la organización se centre en este tipo de innovación, permitiendo realizar esfuerzos sobre un producto o marca ya existente y de éxito probado.

Podemos ver ejemplos de este tipo de innovación en todos los lineales de cualquier supermercado.

  • Los cuadrantes que atacan a nuevos usuarios sobre su oferta actual o a una nueva oferta sobre sus usuarios actuales, representan una innovación evolutiva, implicando una adaptación de un producto ya  existente para que pueda fabricarse a un coste menor, u extendiendo una nueva oferta a nuestros actuales usuarios.

En el primer caso, estaríamos hablando de una innovación más adaptativa (al adaptar las ofertas existentes a las necesidades de nuevos clientes), y en el segundo extensiva (al ofrecer nuevas ofertas a para resolver las necesidades no satisfechas de los clientes actuales), según esta matiz.

El Toyota Prius es un buen ejemplo de innovación evolutiva de extensión, mientras que el Tata Nano correspondería a una innovación evolutiva de adaptación.

  • El tipo de innovación más arriesgada, es aquella en la que tanto la oferta como los usuarios son nuevos, y la llamaríamos de creación o revolucionaria, al crear mercados completamente nuevos.

Un ejemplo de este tipo de innovación es el que realizó Apple cuando lanzó el IPod, y aunque la tecnología sobre la que se construyó no era nueva, sí permitió crear un mercado para diferentes tipos de experiencia musical.

Esta matriz sencilla de trabajar, es una herramienta que permite a las organizaciones alinearse en torno a un marco común y administrar su porfolio de proyectos de innovación.

Otra herramienta de ayuda podría ser la de la matriz de “mapa de actividades de innovación” de Tendayi Viki. En ella, se representan en el eje vertical aquellos proyectos en términos de potencial de crecimiento (ya sea bajo o alto), y en el eje horizontal, aquellos en términos de potencial de transformación de la empresa, hacia una organización más transformadora.

Una herramienta más sencilla para la clasificación de nuestros proyectos de innovación que las anteriores, sería la recomendada por el profesor Clayton Christensen, de clasificar estos sobre un único eje en función de si estos están enfocados para:

  • la eficiencia, buscando oportunidades que puedan mejorar los aspectos de nuestra operativa actual de la organización.
  • la sostenibilidad, buscando construir oportunidades sobre nuestros productos o servicios actuales que nos permitan fortalecerlos y alargar su supervivencia en el mercado.
  • la transformación, buscando oportunidades lejos de nuestra experiencia, conocimiento y campos de actuación tradicionales, que ayuden a transformar la organización.

Cada una de ellas con unas dificultades diferentes, demandando unas capacidades y soporte por parte de la organización muy características.

Es fundamental que las estructuras organizativas de las organizaciones puedan potenciar y llevar a escala la innovación. Clic para tuitear

Conocer el porfolio de los actuales proyectos de innovación de nuestra organización, es clave para el éxito de los mismos de cara a potenciar o disminuir esfuerzos según el cariz de estos y su alineamiento con la estrategia de la organización. También debemos ser conscientes, como señala el Undercover Economist en su artículo para el Financial Times, que cuando las nuevas innovaciones exigen cambiar las estructuras organizativas, y estas se materializan, las compañías tienen más probabilidades de luchar y obtener éxito.

Es fundamental que las estructuras organizativas de las organizaciones puedan potenciar y llevar a escala la innovación. De lo contrario, no tendremos éxito, independientemente del tipo de innovación que empleemos, ya que estas requieren nuevos modelos, prácticas y mindsets, rompiendo con los modelos comerciales tradicionales sobre los que están construidas las actuales organizaciones.

Estas son sólo algunas de las múltiples opciones que tenemos a nuestro alcance para poder visualizar y alinear los proyectos de innovación dentro de la organización, sobre todo de cara a tomar acciones y comunicar dentro de esta.

Este Post, como todos los del Blog está en construcción……
Permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up